domingo, 14 de febrero de 2010

De Sumeria a Hiparco de Nicea

En la cultura Sumeria, desde 5.000 aC utilizaban el astrolabio para saber las posiciones de las estrellas.
Tomando como eje el ojo del observador, en astronomía se trabaja con ángulos. Para medir distancias entre cuerpos celestes se mide el ángulo en que se puede mover la cabeza cuando se van mirando sucesivamente esos cuerpos.

Si además se convierte el ángulo en parte de un triángulo rectángulo, las caras pre­sentan proporciones fijas unas respecto de las otras. Dichas proporciones reci­ben los nombres de seno, coseno y tangente.

Hiparco elaboró las tablas que relacionan los ángulos con las proporciones de los lados, de tal manera que si era conocido un ángulo, podían averiguarse aquellas propor­ciones y viceversa, esto se denomina Trigonometría. Usó la trigonometría para calcular la distancia de la Tierra a la Luna. Señaló la posición de la Luna en relación con las estrellas desde distin­tas posiciones de la Tierra, porque al cambiar el punto de observación, un obje­to relativamente próximo parece desplazarse si se lo compara con otro relativa­mente distante; este fenómeno se llama paralaje.

Cuanto menor es el corrimien­to con respecto a un cambio de posición dado, mayor es la distancia hasta el objeto. Luego pudo determinar por trigonometría la distancia de la Luna, al menos con relación al tamaño de la Tierra. Calculó que la Luna se hallaba a una distancia igual a 30 veces el diámetro de la Tierra. Si, como había calculado Eratóstenes, la Tierra tenía una circunferencia de 40.225 km, debía tener un diámetro de 12.872 Km. Esto significaba que la Luna es­taba a 30 X 12.872, o sea a 386.160 km. de distancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada